Escándalo en la sacristía


Escándalo en la sacristía

1
Escándalo en la sacristía,
el pontífice, los obispos,
los abades, los arzobispos,
la que han montado, ¡madre mía!

¡Por Dios!, qué poco discurren
los bobos del sanedrín;
sin el latín, sin el latín,
la misa nos aburre.

En las fiestas, la liturgia
pierde la pompa, el postín;
sin el latín, sin el latín,
ya no hay magia, ¡qué murga!

El rito que nos conmueve
se vuelve, al punto, pueril,
sin el latín, sin el latín,
la grey se desentiende.

Oh, Virgen Santa, María,
diles a esos memos mi-
seros cómo nos fastidian
sin el latín.

Cónclave en la Capilla Sixtina

2
No soy el único yo, desde
que estas reglas nos tiranizan,
que no acude nunca a la misa
dominical, salvo si llueve.

¡Por Dios!, qué poco discurren…

Al renunciar al misterio,
ya se pueden despedir,
sin el latín, sin el latín,
de ofrendas en dinero.

En mayo los monaguillos
y el sacristán almuecín,
sin el latín, sin el latín,
harán todos novillos,

Oh, Virgen Santa, María,…

3
Esos rabiosos pajarracos,
esos cuervos, cortan y horadan
con sus picos la buena rama
de la cruz donde están posados.

¡Por Dios!, qué poco discurren…

Se vuelve agua de borrajas
el mismo vino, ¡jolín!,
sin el latín, sin el latín,
flaquea su eficacia.

En Lourdes, Sète o Tres Cantos,
como en Roma o en Dublín,
el capellán, sin el latín,
ha perdido su encanto.

Oh, Virgen Santa, María,…(bis)

Misa tridentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.