La tormenta


La tormenta

1
No me mientes el sol, dime que va a llover,
el buen tiempo me cansa, me hace enfurecer,
el cielo azul es irritante.
Porque el más bello amor que uno pueda soñar
me cayó de las nubes durante un temporal,
¡gracias a Júpiter Tonante!
2
Hacia la medianoche de un día otoñal,
el chasquido de un trueno, horrísono, infernal,
prendió los fuegos de artificio.
Mi vecina de al lado salió en camisón
y, temblando de miedo, a mi puerta llamó,
solicitando mis servicios.

 Jacquie Boyd, Mujer asustada en la cama

3
»Me da miedo estar sola, ábrame, por piedad,
mi marido ha tenido que irse a trabajar,
pobre infeliz asalariado,
obligado a dormir fuera si hay temporal,
por la simple razón de que es un menestral
del ramo de los pararrayos.»
4
Bendiciendo al genial Franklin por su invención,
con un cálido abrazo le di protección,
¡y lo demás vino rodado!
Tú que siembras los pararrayos por ahí,
¿como no has instalado, ¡qué funesto desliz!,
ese remedio en tu tejado?

Desconocido, Nimbo-estratos

5
Unas horas después, cuando al fin escampó,
olvidando la bella su antiguo terror,
y recobrada su entereza,
volvió a casa a secar la humedad al marido,
no sin antes fijar una cita conmigo
para la próxima tormenta.
6
Desde aquel día yo, con el fin de observar
si las nubes que pasan la lluvia traerán,
no quito los ojos del cielo.
Miro con buena cara si crecen estratos,
cúmulos escudriño, nimbos y nimbo-estratos,
pero mi amiga ya no ha vuelto.
7
El marido, afanoso, en aquella ocasión
tantas picas de hierro vendió a comisión,
que volvió a casa millonario.
Y se fueron los dos rumbo al cálido sur,
a países insulsos donde el cielo es azul
y nada saben de nublados.
8
Ojalá mi lamento le lleve hasta allí
el olor de la lluvia esa noche feliz,
cuyo recuerdo aún me estremece,
y le cuente que un rayo asesino trazó
el dibujo imborrable, en mi corazón,
de una flor que se le parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.