Sobre “Trompetas de la celebridad”


Sobre “Las trompetas de la celebridad”

Harto de la insistencia de su casa discográfica para que saliese más en los medios de comunicación, Brassens escribe esta diatriba contra el “famoseo”. Va directamente al grano y se regodea imaginando las hazañas sexuales que tendría que explicar.

Lo más difícil de traducir ha sido el estribillo (de donde sale el título). En lugar de “trompetas de la fama” -que sería lo más apropiado-, opté por “trompetas de la celebridad”. Aunque tiene una sílaba más, es un verso agudo y permite enlazar mejor con el siguiente.