Sobre “Competencia desleal”


Sobre “Competencia desleal”

Es comprensible que la asociación de prostitutas de París nombrase a Brassens “hijo predilecto”. No es esta la única canción en la que muestra su simpatía por ellas o se compadece de las penalidades que pasan. Recordemos “La complainte des filles de joie”. Ahora bien, más que la denuncia de un caso de “injerencia profesional” (como sugiere el título), la canción parece una broma (por exageración) a propósito de la liberación sexual de la mujer allá por los sesenta del siglo pasado.
El “acto gratuito” al que se alude en la última estrofa es un concepto filosófico. En la web “Analyse Brassens” (ver ENLACES), hay un comentario de un colaborador que responsabiliza de “la moda del acto gratuito” por aquellos años a un libro de André Gide.