*La marcha nupcial 5


La marcha nupcial
1
Casados por amor, casados por dinero,
he visto desfilar del último al primero:
humildes de la tierra y grandes potentados,
fingidos peluqueros y supuestos notarios.
2
Aun cuando viva yo hasta el fin de los tiempos,
guardado en mi memoria conservaré el recuerdo
de aquella humilde boda, del día que mis padres
se fueron a casar ante el señor alcalde.
3
En un carro de bueyes, así debo decirlo,
tirado por parientes y también por amigos,
fueron aquellos dos viejos enamorados
a casarse después de tan largo noviazgo.
4
Cortejo nupcïal extraño, diferente,
con ojo escrutador nos observó la gente;
y fuimos la atracción del frívolo gentío,
que nunca había visto enlaces de este estilo.
5
En esto, sopla el viento, que se lleva consigo
el sombrero de padre y a algunos monaguillos…
En esto, cae la lluvia espesando sus gotas,
como para impedir la boda a toda costa.
6
No olvidaré jamás a la novia llorando
meciendo en su regazo, como a un niño, su ramo…
Y con todo mi orgullo, yo, para consolarla,
mi armónica toqué como las grandes bandas.
7
El séquito de honor mostró el puño a las nubes,
“¡por Júpiter -gritaban- que el acto continúe!”.
Por los hombres vejada, por el cielo estorbada,
la boda continúa, ¡viva la desposada!
Fotografía de Édouard Boubat