La marcha nupcial (La marche nuptiale) 5


1
Casados por amor, casados por dinero,
he visto desfilar del último al primero:
humildes de la tierra y grandes potentados,
pretendidos artistas y supuestos notarios.

2
Por más que viva yo hasta el fin de los tiempos,
guardado en mi memoria conservaré el recuerdo
de aquella humilde boda, del día que mis padres
se fueron a casar ante el señor alcalde.

3
En un carro de bueyes, si hay que decirlo claro,
por parientes y por amigos empujados,
fueron aquellos dos viejos enamorados
a casarse después de tan largo noviazgo.

4
Cortejo nupcïal extraño, diferente,
con ojo escrutador nos miraba la gente:
nos observó intrigado el frívolo gentío
que nunca había visto enlaces de este estilo.

5
En esto, sopla el viento, que se lleva consigo
el sombrero de padre y a algunos monaguillos…
En esto, cae la lluvia espesando sus gotas,
como para impedir la boda a toda costa.

6
No olvidaré jamás a la novia llorando
meciendo en su regazo, como a un niño, su ramo…
Y con todo mi orgullo, yo, para consolarla,
mi armónica toqué como las grandes bandas.

7
El séquito de honor mostró el puño a las nubes,
“¡por Júpiter -gritaban- que el acto continúe!”.
Por los hombres vejada, por el cielo estorbada,
la boda continúa, ¡viva la desposada!


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 Comentarios en “La marcha nupcial (La marche nuptiale)

  • Alejo Martínez Martín

    Esta es una historia verdaderamente bonita y conmovedora. Se ve que la traducción, en versos alejandrinos, está muy cuidada, incluso marcando una diéresis (“nupcïal”) en la estrofa cuarta para que leamos los versos, o los cantemos, con las sílabas adecuadas. Sin embargo, en la estrofa sexta, no acabo de ver bien las catorce sílabas de “Yo, con todo mi orgullo, para consolarla”. Solo me salen trece. No sé si es un error o no. Solo lo comento porque he notado el empeño por medir cada verso con exactitud. Por lo demás, un poema magnífico de Georges-Ramón.

    • Ramón (brassensencastellano) Autor

      Sí, es cierto, ya verás que pasa en otras canciones también. No es un despiste, a ver si puedo explicarlo. Las traducciones las he hecho siempre cantando. No sé si será una tontería decirlo así, pero he traducido las canciones y no los poemas. Así que, en los casos difíciles, cuando el verso sonaba natural y se cantaba bien, lo daba por bueno, aunque tuviese algún fallo: la medida, un acento desplazado o una rima poco afortunada… (De esto también podemos hablar un día, si quieres). No soy experto en la materia, pero me he dado cuenta de que, para cantar con comodidad, aparte de la medida del verso, hay otros recursos, como una pequeña pausa o un discreto alargamiento de determinada sílaba.
      Resumiendo, mi prioridad ha sido la fidelidad al original y la naturalidad de la expresión. Por eso renuncié inmediatamente a la rima consonante y a constreñirme a versos agudos, que es lo que pide el francés.
      Pero también es cierto que Brassens te daría la razón a ti, porque en estas cuestiones él era sumamente escrupuloso.

    • Ramón (brassensencastellano) Autor

      Volviendo sobre el verso en cuestión (“yo, con todo mi orgullo, para consolarla”, estrofa 6), he pensado en dos soluciones para redondear los alejandrinos (y daros satisfacción a Brassens y a ti). La primera es un calco, casi exacto, del original: “Yo, con todo mi orgullo, yo, para consolarla”. Y la segunda, muy parecida: “Y con todo mi orgullo, yo, para consolarla,”. A mí, la primera me parece un poco artificiosa. ¿Qué te parecen a ti?