¡Qué hermosa flor! (Une jolie fleur)


1
Jamás a un enamorado encontré
tan ciego como yo, y no es cosa extraña,
pero es que la vista me la fastidié
mirando de tan cerca en sus enaguas…

Estribillo
Qué hermosa flor, pero qué mal bicho,
menudo bicho con pinta de flor;
que te engatusa y, a su capricho,
lleva las riendas de tu corazón…

2
El cielo la había adornado con
una gran provisión de exquisiteces,
con tantas que apenas sabía yo
si aquí o allá empezar a hincar el diente…

Estribillo

3
Su ingenio cabía todo en un dedal,
más hueca la cabeza que un pimiento,
pero una chica, para enamorar,
no necesita el doctorado en griego…

Estribillo

4
Al poco tiempo cogió y se largó
dejándome en el alma un mal funesto;
no hubo tisana, mejunje o licor
que me curara de mi sufrimiento…

Estribillo

5
Desde aquel día yo la quise mal,
pero hoy mi corazón le ha perdonado
que lo arrasara para que jamás
volviera a conmoverse enamorado…

Estribillo

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *